Conte du Maroc – Cuento de Marruecos

CUENTO DE MARRUECOS

CONTE DU MAROC

Vesion française:

La chatte
Il était une fois une famme malheureuse, car elle n´arrivait pas à avoir un enfant, elle était mariée depuis longtemps et malgré ses priéres sa maison était triste, sans joie, sans vie.

Un jour, elle était si triste qu´elle éclata en sanglot et

s´écria:

– Dieu tout puissant, toi qui peut tout, oie pitié de moi, je t´en suplie, envoie-moi un

enfant, même tout petit, même  une chatte me ferait plaisir! Oui, même une chatte…

Dieu a entendu et a respecté sa volonté. Neuf mois plus tard, elle fa avait mil au mama un teint une petite chatte d´un blanc éclatant avec ungrain de beauté sur sa joue. Elle était trés heureuse et passer son temps a éduquer sa chatte, qu’elle aimait d’un amour infini. Ainsi, la chatte est devenue de plus en plus belle et charmante et agréable.

Quand la chatte avait grandi et j’ai grandi, la mère laisse la chatte aller se promener en ville. La  beaue chatte aimait découvrir les merveilles de la ville, les rues et les marchés.

Un jour, elle voulait visiter les jardins du Palais Royal. Devant la porte, un jardinier  l´arrêté:

– Où vas-tu ainsi? Ce jardin est interdit aux chats comme vous.

Puis la chatte a dit quelques mots dans une langue incompréhensible et le jardinier a été trouvé avec sa tête sur le sol et les pieds en l’air, incapable de bouger ou de crier. La chatte est allé à la pomme, a décollé sa peau du chatte et est devenu une trés belle jeune femme. Elle remplit son panier de pommes et au moment de partir, il se tourna de mettre la peau de votre chatet à gauche le jardin en frédonnant une chanson.

Le jardinier, se retrouva sur ses pieds sans comprendre ce qui s´était passé.

Le jours suivants, la chatte retourné dans le jardin du roi et tout produits de la même manière.

A la fin, le jardinier, pris peur et alerta le prince.

Prince caché dans le jardin. Observé pour atteindre la chatte a entendu ses paroles bizarres et vit le jardinier tomber au sol incapable de bouger. Aussi vu la chatte de sa peau et transformé en une belle jeune femme, vêtue d’une robe blanche.

Elle remplit son panier de pommes et quand ils allaient, elle vit qu’elle avait perdu sa bague. Le soleil s’est caché et n’a pas tardé à rentrer vite chez elle. Le Prince  la suivit discrètement.

Le lendemain, le prince avec sa mère, la reine, a la maison pour les femmes. Ils voulaient acheter la  chatte, mais elle a refusé:

– Ma fille n’est pas à vendre!

Le prince prit la bague et il´a montré á la chatte. Celleci elle enleva sa peau et se retourna en une belle jeune femme. Sa mère ne pouvait pas croire ce qu´elle voyait. Quant au Prince il épousa lal jeune fille.

 VERSIÓN EN ESPAÑOL

LA GATA

Érase una vez una mujer que se sentía muy desgraciada por no tener hijos. Estaba casada desde hacía tiempo y, a pesar de sus oraciones, su casa estaba triste, sin alegría ni vida.

Un día estaba tan triste que rompió a llorar y gritó:

–  Dios Todopoderoso, Tú que todo lo puedes, ten piedad de mi. Te lo suplico, mándame un hijo, aunque sea muy pequeño…, hasta una gata me haría feliz. ¡Sí, incluso una gata!

Dios la escuchó y cumplió su deseo. Nueve meses después, la mujer tuvo una gatita de color blanco radiante, con un lunar en la mejilla. La mujer era feliz y pasaba el tiempo educando su gatita, a la que quería con amor infinito. Y así, se convirtió en una gata cada vez más bella y encantadora.

Cuando la gata hubo crecido y se hizo mayor, la madre la dejó pasear por la ciudad. A la  bonita gata le gustaba descubrir las maravillas de la ciudad, de las calles y de los mercados.

Un día quiso visitar el jardín del Palacio Real. Delante de la puerta, un jardinero la detuvo:

– ¿Dónde crees que vas?  Este jardín está prohibido a gatos como tú.

La gata se dirigió hacia los manzanos, se quitó la  piel de gata y se convirtió en una joven muy bella. Llenó su cesta de manzanas, se volvió a poner su piel de gata y salió del jardín tarareando una canción. El jardinero, ya puesto en pie, no entendía nada de lo que acababa de pasar. Entonces, la gata pronunció unas palabras en una lengua incomprensible y el jardinero se encontró con la cabeza en el suelo y los pies en el aire, sin poderse mover ni gritar.

Los días siguientes la gata regresó al jardín del rey y todo ocurrió de la misma manera.

Al final, el jardinero, lleno de miedo, fue a avisar al príncipe.

El príncipe se escondió en el jardín. Observó llegar a la gata, escuchó sus extrañas palabras y vio al jardinero caerse al suelo sin poderse mover. También vio como la gata se quitaba su piel y se transformaba en una joven muy hermosa, con un vestido blanco.

Ella llenó su cesta de manzanas y cuando se iba a ir, se dio cuenta que había perdido su anillo. El sol iba a esconderse y se dio prisa en volver a su casa. El príncipe, discretamente, la siguió.

Al día siguiente, el príncipe con su madre, la reina, fueron a casa de la mujer. Querían comprarle la gata, pero la mujer se negó:

– ¡Mi hija no está en venta!

El príncipe sacó el anillo y se lo enseñó a la gata. Entonces ella se quitó su piel y se convirtió de nuevo en una joven preciosa. Su madre no podía creerse lo que estaba viendo. Y el príncipe y la joven se casaron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s